Publicidad

Comprar vivienda de próxima construcción

Para las personas que deseen comprar una vivienda de próxima construcción (“desde el pozo” como se dice en otros países), deben tener en cuenta que se encontrarán con 3 documentos diferentes. Por un lado, usted quedará obligado sobre cualquier documento que suscriba.

A raíz de ello, lo más importante es que haga constar todas las condiciones de la futura compra con el mayor grado de detalle posible. Cuando hablamos de detalle, no nos referimos únicamente al precio de compra y la forma de pago, sino también a las condiciones de la vivienda, la fecha de entrega, las garantías, etc. De esta manera, usted como comprador, tendrá asegurada la identificación puntual de su vivienda, sin lugar a engaños de los promotores. Claramente, en caso de alguna pregunta, no dude en consultar a su asesor.

Como mencionábamos anteriormente, usted tendrá que hacer frente a 3 documentos básicos, los cuales son:

  • Promesa recíproca de compraventa: este documento puede ser bilatera y es en donde constarán los elementos del contrato definitivo. Es donde las partes se comprometen recíprocamente.
  • Opción de compra: es la promesa unilateral de venta, donde el obligado será únicamente el vendedor, dándole la facutlad de decidir sobre la compra, en un plazo determinado, al comprador.
  • Arras: es el documento con el cual se reserva el derecho sobre la vivienda a través de la entrega de una suma de dinero.

A su vez, el documento arras tiene 3 variantes en las cuales pueden surgir las siguientes:

Arras penales: este tipo de fianzas garantizan el cumplimiento del contrato. Si el comprador se arrepiente, pierde las arras, y si el vendedor no cumple, debe reintegrar el dinero en arras, aumentado al doble.

Arras confirmatorias: se entrega a garantía de la fuerza del acuerdo de futura compraventa y no dan derecho a resolver la obligación contraída.

Arras penitenciales: otorga la posibilidad de resolver lícitamente para ambas partes. Esta es la opción más habitual que se toma.

Tenga en cuenta que, comprar desde el pozo, o una vivienda de próxima construcción es una gran inversión. Además, tiene sus frutos, el precio que se abona es mucho menor ya que está comprando algo que aún no existe. Sin embargo, detalles de la finalización no serán descubiertos hasta el último instante, lo cual puede caer en una pérdida de dinero.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *