Publicidad

El Banco Santander ofrece una carencia de tres años a sus clientes

El Banco Santander ha lanzado hoy mismo una propuesta que servirá como punto de partida para iniciar una auténtica revolución en el sector de las hipotecas, ya que ha intentado empatizar con los problemas que están sufriendo sus clientes y les ha ofrecido una posible solución.

Se trata de tres años de carencia. Es decir, un período máximo de tres años en el que los titulares hipotecarios sólo tendrán que pagar los intereses de sus préstamos hipotecarios, sin amortizar capital en sus cuotas.

De esta manera, las cuotas se reducirán de manera significativa, pudiendo llegar al 50% o más, en función del nivel de amortización que se tenga ya del préstamo, con lo que muchas familias con dificultades para llegar a final de mes encontrarán alivio, y aquellas que se encontraban cerca del impago podrán aguantar durante algo más de tiempo.

Los requisitos exigidos por la entidad presidida por Emilio Botín son relativamente sencillos, ya que bastará con acreditar una pérdida de ingresos de los titulares de la hipoteca de, al menos, un 25%, algo perfectamente alcanzable habida cuenta de la situación económica en la que nos encontramos.

Para llegar a ese 25% bastaría con que uno de los cónyuges se haya quedado en situación de desempleo, o que un autónomo haya visto mermados sus ingresos de manera importante.

Sin duda, se trata de un propuesta más que interesante, y ahora habrá que aguardar a la respuesta del BBVA, que seguro que no quiere quedarse atrás y ofrecerá un paso más en esta nueva tendencia del sector financiero hacia la solidaridad con sus propios clientes.

Publicidad

3 responses to “El Banco Santander ofrece una carencia de tres años a sus clientes

  1. Sabrías decirme si al solicitar este producto financiero (los tres años de pago del capital)conlleva una modificación de la hipoteca en el tipo de interés.Gracias

  2. Es un engaño en toda regla, sale muy caro, y no es ningún regalo tal y como lo quieren pintar, hagan cuentas, y verán que al final es pan para hoy y hambre para mañana…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *