Publicidad

Evasión de Impuestos en la Vivienda

A diario surgen situaciones en las que las personas no declaran u omiten impuestos para ahorrar el dinero que originalmente tendría como destino la caja de la Agencia Tributaria. A continuación detallaremos los ejemplos cotidianos más comunes en los que se incurre en fraudes al fisco nacional.

Uno de los principales casos es de los dueños de inmuebles que no declaran sus ingresos por arrendamiento. Muchas veces lo que sucede es que se hacen convenios fuera del marco legal, por lo que se presenta una situación similar al del empleador que no blanquea a sus empleados. La principal causa es la alta tasa que gravan a estos ingresos. Por ejemplo, hasta finales del 2009 la alícuota era de un 18%, aunque ya a principios del corriente año el impuesto se divide en dos partes: los primeros 6.000 euros serán alcanzados por un 19% en el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas), en tanto que el monto restante por el 21%. Distinto es el caso de los propietarios que alquilan a jóvenes menores de 30 años, ya que tienen el derecho a una reducción del 100%.

Otra de las situaciones más frecuentes se da en las refacciones o mejoramientos en las viviendas. Muchas de las entidades financieras (principalmente cajas de ahorro) suelen otorgar créditos para cumplir con este objetivo en el hogar sin exigir documentos que acrediten tales obras. El medio de transporte para la evasión pasa a ser el profesional a cargo, debido a que para obtener una mayor reducción de costes, se ignoran los porcentajes correspondientes al IVA que deberían figurar en las facturas.

Estos dos son las opciones más elegidas por los pequeños evasores
, denominados así por que en comparación con las grandes empresas que cometen los mismos delitos, sus euros no declarados son minúsculos. Los riegos son grandes, puesto que con la implementación de la Ley de Economía Sostenible, la Agencia Tributaria dispondrá de muchas más armas de control sobre estas omisiones impositivas que se dan día a día en las viviendas y hogares españoles.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *