Publicidad

Las entidades financieras se quedan con el dinero del Consorcio de Seguros

Seria la denuncia que hace el Defensor del Pueblo, José Pablo Ruiz Abellán en lo que respecta a Lorca, sobre que existen entidades financieras que se quedarían con una parte del dinero del Consorcio de Seguros que destina a la paga de lorquinos que lamentablemente perdieron su vivienda y en casos en lo que la vivienda además no está en buenas condiciones, como media de amortización de la deuda del préstamo hipotecario. Estima que, las entidades financieras tendría que ser tomadas como una garantía hipotecaria del dinero que el Consorcio de Seguros desembolsa.

La dificultad se da también para aquellos propietarios o también ex propietario de dicha vivienda tiene serios problemas para iniciar la construcción de su nueva vivienda al no tener otra pero no dispone del dinero suficiente para embarcarse en una nueva construcción. Es una clara muestra de que más allá del nivel particular la coyuntura refleja que tampoco existe un fondo disponible para impulsar la actividad económica que genera construir nuevas viviendas una situación que no es solo de esta región.

Una propuesta del Defensor del Pueblo, las entidades financieras tienen que tomar como garantía hipotecaria el desembolso que hace el Consorcio de Seguros, en vez de la vivienda. Este dinero podría ser utilizado como garantía de la deuda del propietario de la vivienda para con su banco, pero poder otorgárselos de a poco y a medida que este construye su nueva vivienda.

Otro problema que resulta se da con la situación de los edificios públicos, estos carecen de atención perjudicando la actividad de cada uno. Las denuncias parte de 47 profesores de un instituto y la precariedad de la situación edilicia del edificio lo que perjudica desde varios aspectos y en especial ante un potencial derrumbe.

El terremoto de Lorca ha traído serias consecuencias edilicias y quejas de los lorquinos por la falta de ayudas o promesas incumplidas o la no llegada de ayuda monetaria lo que hace que los que han perdido sus viviendas deban vivir todavía en una situación precaria o con sus parientes y más los que perdieron sus comercios es doblemente perjudicial. Y que encima existan personas, grupos organizados de estafadores o entidades financieras aprovechándose de la desgracia de los lorquinos es empeorar lo que ya está mal.

Como señalan con el pasar de los meses muchos han dejado de esperar lo que nunca les llegaría o se les ha prometido y empiezan a entablar quejas y demandas ya que no han encontrado respuesta en las administraciones y en entidades aunque se diga que el Consorcio de Seguros ha pagado por el terremoto, los lorquinos esperan y desesperan.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *