Publicidad

Aprobada la nueva directiva Europea sobre hipotecas

A finales del pasado año se venía a aprobrar la nueva directiva Europea sobre hipotecas que, entre otras cuestiones, pretende aumentar la protección de los usuarios de préstamos hipotecarios frente a cuestiones como los deshaucios por impagos.

Dentro de la esta directiva encontramos cuestiones de fondo como el hecho de forzar a los estados miembros a la aceptación de la dación en pago si esta se encuentra pactada entre las partes y reflejada de manera expresa en el contrato del producto hipotecario.

Aprobada la nueva directiva Europea sobre hipotecas

Por otro lado, y en la misma línea, se proponen medidas como, por ejemplo, la exigencia de vender una vivienda con una hipoteca en impago al mejor precio posible, facilitando la entidad el pago de la posible cantidad pendiente a fin de evitar situaciones se sobreendeudamiento incluso después de la ejecución hipotecaria, considerando a tal efecto mínimos no embargables en salarios y pensiones y la aplicación de la evaluación con estándar europeo del nivel de solvencia antes de la concesión de una hipoteca, cerrando la puerta a la concesión de hipotecas dudosas.

También incluido en la norma encontramos la obligación de inserción de un folleto que las entidades deberán entregar a titulo informativo sobre las hipotecas que, además de a nivel comparación entre productos, deberá servir parar avisar de manera clara de los posibles riesgos que se puedan asociar al producto; tipo de interés, divisas, suelos, etc.

A pesar de que la normativa incide en la vinculación exagerada que las entidades proponen hoy en día para bonificar los productos hipotecarios, la prohibición de asociar la contratación de la hipoteca a la contratación de otros productos financieros de la entidad no afectará a los seguros y los productos de ahorro, realmente los que mayor presencia tienen en estas vinculaciones.

Se incorpora también la figura de una semana garantizada de plazo de reflexión tras la firma del contrato que puede aplicarse mediante el citado periodo de reflexión o mediante herramientas como el derecho de desistimiento o la combinación de ambas cuestiones.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *