Publicidad

Comprar una casa sin hipoteca

hiQuiero una vivienda pero no tengo el dinero necesario, por tanto, solicito una hipoteca. Se trata del razonamiento habitual que un ciudadano normal sigue a la hora de adquirir una vivienda pero, ¿es el razonamiento adecuado?

En España existe gran tradición por la compra de viviendas. En otros países la mayoría de las familias ni siquiera se lo plantean. Deciden simplemente pagar un alquiler mensual durante toda su vida. Pero en España está muy extendido el siguiente pensamiento: “Si en vez de pagar 1000 euros al mes por un alquiler los pago por una hipoteca, llegará un momento en el que la casa será mía.”

Desventajas de una hipoteca

A este razonamiento no le falta razón pero lo que sucede es que esto no es exactamente así. Contratar una hipoteca tiene muchos más riesgos que vivir de alquiler. Es posible que los ingresos dejen de ser constantes y no pueda seguir cumpliéndose el pago de la vivienda, por lo tanto, se contraería una deuda en muchos casos inasumible.

La dación en pago supondría la anulación de la deuda con la entrega de la vivienda hipotecada sin embargo, esto no está aceptado en España. Esto significa que en caso de no poder seguir cumpliendo con el pago de una hipoteca, la persona puede ser desahuciada y además, mantener la deuda.

Además, al contraer una hipoteca, al igual que sucede con cualquier préstamo, la cantidad que se paga en total al final en mucho mayor que la que se pagaría al pagar la casa al contado, en ocasiones y dependiendo tanto de los intereses fijos como de los variables, puede llegar a pagarse el doble.

En conclusión, meterse en una hipoteca es arriesgado, especialmente en estos tiempos de inestabilidad económica. Sin embargo, es verdad que comprar una casa puede salir más barato que alquilarla.

¿Qué hago para comprar una vivienda sin pedir una hipoteca?

Lo ideal sería adquirir una vivienda pagando al contado, de manera que el particular pueda ahorrarse los intereses de una hipoteca y no se arriesgue con los inconvenientes de esta. Por supuesto, esto no es tarea fácil. Llegar a adquirir el dinero necesario para ser capaz de pagar una vivienda al contado cuando se es relativamente joven no sucede en la mayoría de los casos, pero vamos a dar algunas claves para conseguirlo:

  • El ahorro. Puede parecer que el ahorro es la solución mágica para todos nuestros problemas. La verdad es que tiene múltiples beneficios
  • El interés compuesto. Depositar nuestros ahorros en depósitos e inversiones con interés compuestos puede llegar a multiplicar nuestros ahorros.
  • Solicitar ayuda financiera a familiares. Esta idea no siempre es aplicable pero si es posible y el importe a pedir no es muy alto, conseguir financiación de esta manera puede resultar bastante más rentable.

En conclusión, siempre saldrá más barato pagar una vivienda al contado que mediante un préstamo pero para ello, es necesario disponer del importe necesario lo que supone ciertos sacrificios que cada uno debe ver si puede asumir o no.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *