Publicidad

Concepto de carencia y cadencia

Estos términos que parecen tan similares son cosas que se diferencian completamente. Si bien, ambos hace referncia a un tiempo o período en particular, se están refiriendo a conceptos distintos.

Cuando hablamos de la carencia de una hipoteca estamos haciendo referencia a un periodo dentro de la vida del préstamo en el cual sólo se pagan intereses y, de esta manera, no se amortiza el capital recibido.

Como detalle, aclaramos que cuando se dice “carencia total” se alega a que en ese período no se abonarán ni intereses ni capital.

El período de carencia se utiliza frecuentemente en hipotecas para jóvenes. Con el objeto de evitar problemas posteriores, se trata de que ellos puedan acceder a una cuota cómoda y salden los intereses primero. Teniendo siempre como base que al principio se encuentran con una capacidad financiera menor a la que obtendrán en el futuro cuando sean profesionales; para así, saldar el total del capital.

Muchos dirán que es parecido al sistema francés, pero no es tan así, debido a que en este sistema de amortización, se divide la cuota mensual en una fracción mayor de interés y una menor de capital, pero en ningún momento se deja de abonar ambas cosas, o alguna de ellas.

Por otra parte, y en diferencia al concepto de carencia, otra de las cuestiones que se deben conocer acerca de las hipotecas es que existe un período de cadencia.

El concepto de cadencia hace referncia a la frecuencia con la cual se modifica el tipo de interés de los préstamos hipotecarios a tipo variable. Normalmente, el plazo varía entre 1 a 3 años.

Y, como ya sabemos, esta modificación se hará en base a ciertos índices de referencia como el Euribor y otros como el Eonia. Lógicamente, a raíz de estos cambios se variará la cuota de amortización.

Publicidad

One response to “Concepto de carencia y cadencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *