Publicidad

Las hipotecas para las viviendas de la banca

Conocemos los datos; cada vez se firman menos hipotecas en nuestro país, de hecho aunque también disminuye el volumen de venta de viviendas, la caída libre de la firma de hipotecas no se corresponde con el retroceso de la venta de viviendas, es decir, un gran número de las viviendas que se venden en nuestro país ya no acuden a los préstamos hipotecarios como fuente de financiación principal.

En esta tesitura cuando un usuario se decide a buscar una hipoteca, y salvando diferencias que se pueden considerar rara avis dentro del mercado hipotecario actual como la hipoteca Euribor +1.25% de Caja Sur, las mejores ofertas las vamos a encontrar cuando las entidades financieras ejercen de inmobiliarias; cuando una entidad bancaria pretende vendernos una de sus propiedades suele encontrarse el mejor préstamo hipotecario de los que el usuario puede encontrar.

Las hipotecas para las viviendas de la banca

Hasta aquí podríamos decir que incluso esta situación no es mala, se da la circunstancia teórica de que el usuario accede a unas hipotecas bonificadas, en mejores condiciones que la media, mientras que la banca se va deshaciendo de un enorme parque inmobiliario inmovilizado, sin embargo esta lectura resulta demasiado simplista, ya que, efectivamente, esta tendencia está estrangulando al mercado de la vivienda de segunda mano nuestro país.

El porqué de esta realidad es muy fácil de entender, cuando un propietario de una vivienda de segunda mano encuentra un posible comprador este sí acude al mercado de préstamos hipotecarios va a encontrar unas condiciones mucho más complicadas que si el vendedor es la entidad financiera, a lo que sumar que la capacidad de negociación de precios de las entidades es muy superior a la que un usuario particular puede tener, simple y llanamente la tendencia de mercado en este sentido está dificultando más aún la salida de las ventas de viviendas de segunda mano, y, en todo caso, está obligando al propietario de este tipo de viviendas a una pelea casi perdida de antemano en la que su único elemento juego es el precio, háganse ustedes cuenta de lo complejo de la situación.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *