Publicidad

Aumentan las comisiones en los créditos

La segunda oleada de la crisis de la deuda europea, con el rescate de Irlanda y el temor por posibles nuevos quiebres en países como Portugal o España, ha provocado que bancos y cajas vuelvan a dar otra vuelta de rosca, respecto del endurecimiento de las condiciones del crédito.

De esta forma, en nuestro país conseguir un préstamo tanto personal como hipotecario, no sólo es cada vez más difícil y con mayores requisitos, sino que también es más caro.

Así lo ha determinado el Banco de España, el cual publicó las estadísticas que resumen las comisiones que las entidades cobran por la concesión de un préstamo.

Según ha sido publicado, en el mes de noviembre la subida de estas tarifas llegó hasta el 19 por ciento. Este incremento se produce más que nada en el aumento de las comisiones de apertura de los préstamos no hipotecarios. Las entidades han fijado las comisiones de apertura en un 3,02 por ciento sobre el importe, de promedio. Y un 3,1 por ciento en las comisiones de estudio.

En cuanto se habla de préstamos hipotecarios, la subida ha sido menor, aunque no su impacto en el bolsillo del consumidor, ya que la base sobre la que se aplican estas comisiones es mucho mayor que la de un préstamo de consumo.

Según reveló el Banco de España, en promedio, en el mes de noviembre, conseguir un préstamo hipotecario es un 5% más caro que antes.

Las comisiones de estudio se elevaron un 5,2 por ciento, hasta 110,55 euros de promedio. Por su parte las comisiones de apertura, aumentaron el 4,9 por ciento, ubicándose en algo más de 617 euros. Por último, las comisiones de cancelación subieron el 5,1 por ciento.

Estos aumentos vienen de la mano del incremento de las solicitudes de préstamos como consecuencia del impulso que ha visto el sector generado por las modificaciones en la deducción de la vivienda que entrará en vigencia en 2011.

Aunque el grifo se mantiene “medio abierto”, la dificultad de las entidades por hacerse de liquidez, que ha impulsado a la banca a entrar en una cruenta guerra de depósitos y a elevar la rentabilidad ofrecida para captar pasivo, genera inevitablemente estos aumentos en el coste de los préstamos. De más está decir, que el perjudicado es el consumidor…

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *