Hipotecar mi casa

| 06/10/2011 | 0 Comentarios

¿Cómo puedo hipotecar mi casa? ¿Es factible conseguir un préstamo sobre una vivienda de mi propiedad libre de cargas? ¿En qué condiciones? Siempre existe la posibilidad de constituir una nueva o segunda hipoteca sobre el piso. El proceso no es tan diferente al de solicitar una hipoteca tradicional, aunque sí tiene algunas particularidades que os explicamos.

Un préstamo hipotecario no es más que una obligación garantizada en la que existen una garantá en forma de Hipoteca. Dicho así puede sonar algo técnico, pero para entendernos es como pedir dinero y situar ala casa en forma de garantía, de manera que si no pagamos se ejecutará la hipoteca o garantía. Habitualmente firmamos una hipoteca a la compra de una casa ya sea esta la primera o la segunda vivienda y lo celebramos cuando después de varios años terminamos de hacer frente a la última cuota. Entonces la casa será ya única y exclusivamente nuestra, sin que el banco medie por ninguna parte.

Sin embargo, puede ocurrir que en un momento dado necesitemos dinero bien porque estemos atravesando un momento de dificultad o porque simplemente queramos crear un negocio. En ese  punto la mayoría piensa en préstamos personales y créditos rápidos como la solución, aunque existen otras como hipotecar la casa, siempre que esta se encuentre libre de cargas, es decir, que no debamos todavía parte de la hipoteca. Mediante esta opción volveríamos a constituir una hipoteca sobre la vivienda, con sus pros y sus contras. Lo más positivo es que una hipoteca tiene tipos de interés más bajos que los de un préstamo personal, incluso si es una segunda hipoteca. Eso sí, no debemos esperar recibir ofertas como las que los bancos están dando por la compra de casa. En nuestro caso podemos esperar diferenciales siempre superiores al 1,5% y más cercanos al 2-3% sobre el Euribor.

La parte negativa es que de nuevo habremos hipotecado la vivienda y que, en caso de impago el banco podrá ejecutar la garantía y quedarse con ella o por lo menos con la parte proporcional que hayamos hipotecado. En cierto sentido, sería como volver a empezar la rueda de la deuda hasta volver apagar el piso.

El proceso

Hipotecar la casa no es complicado y en cierto sentido el proceso es parecido al de la compra de la primera vivienda. Lo primero que deberemos hacer el recoger la escritura de la vivienda y comprobar su valor de tasación para hacernos una idea de la cantidad que podremos solicitar. Después deberemos reunir toda nuestra información financiera (nóminas,  inversiones, otras deudas, patrimonio, avales…) para empezar nuestra peregrinación por las entidades bancarias previa búsqueda en internet de préstamos a medida par este tipo de operaciones como la Hipoteca Naranja Sobre mi casa Actual ING.

En la oficina deberemos presentar nuestro caso y explicar para qué solicitamos el dinero, así como el tipo de hipoteca en el que estamos interesados (fijo o variable), el plazo de amortización, el sistema de amortización…. En fin, negociar todos los elementos del préstamo hipotecario o por lo menos solicitar información al respecto.

Al tratarse de una vivienda usada que no está en mercado, el banco solicitará que se realice una tasación de la misma para determinar su valor real en base al cual calcular el dinero que puede concedernos. Este es un gasto con el que deberemos correr nosotros. Por lo demás, el proceso de hipotecar nuestra casa no es tan diferente del de firmar una nueva hipoteca.

Ampliar la hipoteca

Otra solución en estos casos para quienes cuentan con una hipoteca es tratar de ampliar la hipoteca. Al hacerlo estaríamos modificando el préstamo actual y en ese proceso de novación hipotecaria solicitar una ampliación del plazo y del capital, lo que puede también derivar en un cambio en las condiciones del préstamo en lo que a tipos de interés se refiere.

También te puede interesar:

Tags: , , , ,

Categoría: Guía hipotecaria

Deja un comentario


Logo FinancialRed