Publicidad

Cuatro cosas que debes saber antes de reunificar deuda en tu hipoteca

Es cierto que hoy en día la reunificación de deuda ya no es tan común como hace una década. También es cierto que sea racionalizado mucho el uso de este tipo de herramientas, aun así conviene conocer a fondo que implica y cómo funciona una reunificación de deudas.

REUNIFICACION DE DEUDA

En un momento en el que la contratación de hipotecas repunta ligeramente en lo que llevamos de 2017, la operativa alrededor de los préstamos hipotecarios sigue siendo mucho menos frecuente y más compleja que hace 15 años. En la época de mayor presencia de la contratación de hipotecas, los productos alrededor de los préstamos hipotecarios eran muchos, muy abundantes en cuanto a oferta, y muy contratados. La reunificación de deuda era uno de estos productos.

Qué es la reunificación hipotecaria de deuda

Para las finanzas personales la reunificación de deuda puede llegar a ser una herramienta útil. Sin embargo, se ha tratado esta opción casi como otro modelo de financiación estándar, lo cual ha llevado a una situación en la que se han alargado créditos en exceso encareciendo las costas iniciales de manera muy importante.

Una reunificación de deudas es un tipo de operaciones financiera en la que se unifican en uno solo los diferentes créditos financieros, en este caso alrededor de prestamos hipotecarios preexistentes. Esto lo que hace es unificar en el préstamo de mayor cuantía, generalmente la hipoteca, el resto de deuda crediticia. De esta manera, con la hipoteca como crédito inicial, se pueden ampliar plazos de amortización, e incluso capital financiado para poder liquidar el resto de deudas.

Esto también puede darse cuando se reunificar dos hipotecas en una sola, aunque es más infrecuente y tiene que ver con momentos en los que una de las dos hipotecas está cerca de su amortización.

Lo que se obtiene con la reunificación de deuda generalmente es un coste mensual menor de la suma de todas las deudas financieras. Es decir, la suma de todo lo que pagamos en préstamos será reducida al unificarlos en uno solo. No existe un baremo por el cual podamos afirmar cuál es el porcentaje de reducción real, sí suele tratarse de una reducción sensible, es decir, que puede notarse en el bolsillo y obviamente venir muy bien de manera inmediata a nuestras cuentas.

Técnicamente, las bondades de este producto se basan en introducir deuda financiera, por ejemplo en un préstamo personal, en el entorno al 15% de intereses, dentro de una deuda financiera como la hipotecaria con intereses mucho más bajos. Visto así puede parecer una operación muy interesante, sin embargo obviamente tiene claroscuros a tener en cuenta.

Descubre aquí las claves de cualquier embargo de vivienda

REUNIFICAR DEUDA

Por qué hay que tener cuidado con la reunificación de deuda en primer lugar debemos entender que la ventaja de la reducción de la cuota mensual agrupando créditos no surge por arte de magia. Esta ventaja surge al aumentar los plazos de amortización del crédito hipotecario, es decir, trasladamos una deuda de un préstamo personal por ejemplo a cinco años y la convertimos en una deuda por el resto del tiempo de duración de la hipoteca, por ejemplo 20 años. Si tenemos esto en cuenta, pronto reconoceremos que a largo plazo esta operación no es en absoluto ventajosa. De hecho, la amortización parcial de cada una de las operaciones de financiación incluidas en la reunificación se van a multiplicar en coste con el paso de los años, es decir, vamos a pagar mucho más de lo que hubiéramos pagado asumiendo los plazos de amortización de los préstamos personales ramificados en la hipoteca.

Aun así, puede haber quien diga que este tipo de operativas, este endeudamiento de por vida, puede ser interesante si reducen las cuotas mensuales. Esto es muy discutible, en primer lugar porque nuestra capacidad de nuevas necesidades de financiación se va a reducir de manera drástica. Es decir, va a ser muy complejo en el largo plazo obtener otro tipo de financiación cuando deseemos, por ejemplo financiar la compra de un vehículo o incluso una segunda vivienda.

Pero además, hay que tener en cuenta que estamos ante una operativa realmente cara que implica unos gastos muy elevados. Se trata de gastos de tramitación, de formalización, pero además, en muchos casos los créditos que vamos a reunificar pueden tener gastos de cancelaciones anticipadas. A esto hay que sumar que la modificación en la hipoteca va a traer consigo gastos de notaría, registros e impuestos, mientras que la apertura de una nueva hipoteca donde hacer la operativa de reunificación también trae consigo más  gastos.

Para poder afrontar todo esto generalmente se nos propone aumentar la cuantía del préstamo final, es decir ya no sólo vamos a financiar lo que debíamos sino necesitaremos aumentar la financiación para poder pagar lo que debíamos. Obviamente esto lo que hace es aumentar más el principado de deuda a un plazo de tiempo muy largo, es decir, más intereses.

Las comisiones en las hipotecas reunificadas

Si alguna vez has consultado en los últimos cinco años la posibilidad de reunificar una hipoteca a tu entidad financiera probablemente habrás comprobado cómo no se trata de una operativa que les resulte especialmente interesante a los bancos. Es cierto que los propios bancos no hace tanto tiempo proponían y, de algún modo, cerraba los ojos ante auténticas barbaridades como la incorporación a los créditos hipotecarios de la compra de vehículos, objetos de valor etcétera. Todo esto forma parte de una historia reciente verdaderamente desafortunada en relación al uso de los préstamos hipotecarios, pero, es parte del pasado.

En la medida de lo posible la entidad financiera si es la que posee los préstamos que debemos va a tratar de negociarlos de manera separada, o incluso, en todo caso, va a tratar de reunificar préstamos personales de manera separada a los préstamos hipotecarios. En algunos casos es posible que se nos ofrezca desde el propio banco este tipo de soluciones pero, no es lo más frecuente.

Otra opción es acudir a los intermediarios financieros o las empresas especializadas en este tipo de herramientas financieras. En este caso tenemos que saber que además de todo lo anterior las comisiones que suelen manejarse pueden rondar entre el 3% y el 5%. La gran ventaja de acudir a los intermediarios o las empresas especializadas es que su oferta suele encontrarse bastante pulida y ser generalmente más competitiva que la que las entidades financieras ofrecen por sistema.

Otra cosa importante, que no siempre tenemos presente cuando tomamos decisiones como reunificar préstamos en una hipoteca, es que todas nuestras deudas financieras pasarán a integrarse con el préstamo hipotecario, y por tanto, la garantía de todas nuestras deudas financieras pasarán a ser la vivienda. Obviamente esto puede llegar a ser así incluso a partir de un préstamo personal, pero en este caso estamos asumiendo de manera directa el pago de una hipoteca que, en caso de desatenderse, será ejecutada de manera inmediata siguiendo los trámites habituales de la banca.

¿Sabes qué es una hipoteca inversa? en este post te lo mostramos

REUNIFICAR HIPOTECA

En resumen sobre la reunificación de deuda

Realmente la reunificación de deuda tendría que ser una última herramienta en caso de haber intentado todo tipo de operativas y soluciones negociadas con los acreedores financieros.

La mejor manera de enfocar una reunificación de deudas en una hipoteca es el convencimiento de que la reducción de los costes mensuales de la deuda financiera nos va a permitir rehacer nuestra economía de manera que en un plazo breve de tiempo podamos realizar amortizaciones parciales del conjunto de la hipoteca. Incluso esto tampoco es una gran solución ya que probablemente las amortizaciones traerán consigo unos costes en forma de Comisión por cancelación anticipada, pero aun así suele ser más barato que dejar vivir el préstamo a lo largo del tiempo.

En definitiva, la reducción mensual de las cuotas que supone la reunificación de deudas, trae consigo un aumento del total de dinero que vamos a pagar, de los intereses, y de los costes, atándonos durante muchos años ha deudas que se concibieron a corto plazo como los préstamos personales.

Tenga entonces en cuenta siempre estos 4 factores que mencionamos antes de lanzarse por reunificar sus deudas. Recuerde que pagará menos mensualmente pero por mucho más tiempo. Su deuda aumentará y no es evidente que sea más simple abordarla. Esperamos esta pequeña advertencia les sirva de ayuda y que lo tenga presente en el momento en que se encuentre en dicha situación y se plantee el unificar su deuda.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *