Publicidad

Adiós al Euribor, la última de MAFO

Se le acumula el trabajo al Banco de España y más concretamente a su presidente Miguel Ängel Fernández Ordóñez. Como si no tuviese suficiente con la polémica referente a los sueldos de las cajas de ahorro intervenidas, el mandatario sale de nuevo a la palestra para proponer que las hipotecas dejen de estar ligadas al euribor para así reducir su volatilidad.  La alternativa que ofrece MAFO es el suso de índices de referencia  hipotecarios alternativos a cinco años.

El Banco de España está dispuesto a reducir la dependencia de nuestro sistema respecto a los tipos de interés interbancarios a un año. Es decir, que el euribor deje de ser el índice de referencia por excelencia para préstamos hipotecarios. La alternativa que maneja el banco es vincular las hipotecas a indices a medio y largo plazo y para ello el elegido es el interest rate swap a cinco años, mucho menos volátil, sobre todo menos expuesto a las eventualidades de la economía del día a día. Para formalizar este cambio, que podría ser inminente, el organismo utilizará la Circular 8/1990 sobre transparencia de las operaciones y protección de la clientela. A través de ese documento  introducirá los cambios que conviertan al mencionado interest rate swap a cinco años en el índice de referencia para las hipotecas.

La pauta marcada por el Banco de España está en línea con las propuestas de la Confederación de Española de Cajas de Ahorro (CECA), que ya solicitaron a finales de septiembre que las hipotecas dejasen de estar vinculadas al euribor.

¿Acierta el Banco de España?

Esta es la pregunta del millón. Lo cierto es que la medida tiene su lógica y como explican las diferentes noticias aparecidas, en otros países como Estados Unidos, la mayor parte de las hipotecas está vinculada a la deuda a medio o largo plazo. En el fondo, se trata de imponer el sentido común y vincular los préstamos hipotecarios a índices de referencia a medio y largo plazo, ya que se trata de productos que tienen una vida muy superior a un año. Así, por ejemplo en España el plazo de las hipotecas ronda los 22 años.

En Twitter @Adiosladrillos ha dejado incluso caer que sería conveniente regresar a los tiempos de las hipotecas a tipo fijo como fórmula para terminar con la burbuja de las hipotecas. Esta alternativa también tiene sentido si tenemos en cuenta que algunas entidades financieras vuelven a utilizar la táctica del dinero barato para deshacerse de su stock de inmuebles. Es decir Hipotecas que financian el 100% del valor del piso y por plazos que se alargan hasta los 50 años con tal de dar salida a las viviendas de sus inmobiliarias.

Pero este no es el único cambio que quiere introducir el Banco de España, que también pretende suprimir el carácter oficial de los índices de préstamos hipotecarios de bancos, de cajas de ahorros y el indicador CECA, que seguirían publicándose durante un año para que los clientes puedan renegociar los préstamos hipotecarios que los contemplen. Se trata ciertamente de una modificación de gran calado para la que no bastaría una simple circular del Banco de España. Además, habría que ver cómo se renegocian los préstamos de esas características y deberían fijarse límites a esas renegociaciones para evitar abusos por parte de las entidades financieras, que podrían aprovechar esa modificación de la hipoteca para tratar de subir los tipos de interés de préstamos firmados en mejores condiciones que las actuales.

Estaremos atentos.

También te puede interesar:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *